Sigues…

Sigues, no paras.

Vas de un lado al otro como queriendo salvar al mundo.

Tu cabello baila al compás del tango de la escoba.

Tus manos, chocolate dulce, melodías otoñales, barcos que zarpan lejos de mi alcance.

Y estás tan cerca, tan cerca que puedo tocarte, tan cerca que no te alcanzo.

Me miras, tus ojos se abren y cantan dulzura. Iluminan la noche, iluminan la más densa obscuridad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: